Una decisión puede cambiar tu vida

El tema de ésta publicación es uno de los que me parece de mayor relevancia e importancia para nuestra vida, aun cuando normalmente no pensemos en éste. Cuando trato de recordar cuál ha sido una de las distinciones más poderosas que he aprendido no dejo de tener ésta inmediatamente a la mano. Se trata del poder de la decisión.

Pero primero, qué es un resultado? Qué son las decisiones? Qué pasa con el destino o la providencia, no hay acaso cosas que la vida decide por nosotros?

Hoy, mientras escribo, me encuentro en una casa con enormes ventanas, con vista a un lago, en un lugar caluroso y delicioso; hemos pasado unos días de vacaciones maravillosos con mi familia, me siento bien y también reconozco que hay algunas inquietudes que rondan mi cabeza… qué tiene todo esto que ver con el tema de ésta publicación?

IMG_4051

Yo creo que lo que estoy viviendo, mi experiencia actual, es resultado de mis decisiones del pasado. Creo que lo que estás viviendo, tu experiencia actual, es el resultado de tus decisiones del pasado.

“The future cannot be predicted, but futures can be invented.” – Dennis Gabor

Con frecuencia me encuentro teniendo dificultad para explicar porqué los resultados son importantes y claves para la acción, aquí quiero explorar un poco el tema. La respuesta más frecuente con la que me encuentro es que es ‘algo’ muy concreto, tangible, que genera algo de temor y cierta aversión (incluso en los espacio más corporativos, donde es más comúnmente aceptado porque se habla de números que reflejan el resultado organizacional). Para mi un resultado no es un ‘algo’, en cambio es un lugar a dónde llegar, es un futuro que estamos creando constantemente, de manera consciente o inconsciente; es un imaginario mientras no lo alcancemos, es una idea mientras no suceda.

El presente es el resultado de las decisiones del pasado, es la experiencia que estás teniendo en la vida. Un resultado es el futuro que estás construyendo para el siguiente minuto, hora, día, semana, mes, año, década, etc. Un resultado es una afirmación de algo que podemos evidenciar, que nos produce una opinión al respecto y que nos permite sentirnos de una manera particular. Por ejemplo, estoy escribiendo como resultado de la decisión que tomé un tiempo atrás. Y, no es sólo el hecho de estar escribiendo sino el ‘cómo’ lo estoy haciendo, es decir, cuál es mi emocionalidad al momento de hacerlo. Tú, qué estas haciendo en éste momento? Cómo lo estás haciendo? Lo elegiste o algo eligió por ti?

Qué son las decisiones? Las decisiones son compromisos que generan acciones, que generan resultados. Si no sabemos cuál es el resultado que queremos generar va a ser muy difícil discernir cuál es la decisión correcta y por lo tanto tomar las acciones que sean consistentes con esto. Si no sabemos para qué queremos tener un resultado ‘x’, entonces cómo sabemos si va a ser satisfactorio o no? Cómo podemos evaluar la efectividad y la asertividad de una acción si no conocemos su resultado?

Puedes recordar decisiones que tomaste alguna vez, que quizás parecieron menores/pequeñas en su momento, y sin embargo cambiaron el curso de tu vida, cambiaron tu destino? Por ejemplo, el colegio/universidad a la que atendiste, responder a ese anuncio, ir a ése evento con tus amigos, atreverte a hablarle a esa persona, etc.

Las acciones que tomamos de manera consistente son las que le dan forma a nuestro destino y por lo tanto es vital saber cuál es el destino que queremos construir, de lo contrario vamos a estar realizando acciones que no están informadas por el lugar al cual queremos llegar, ni por la calidad de dicho ‘lugar’. Es decir, formamos hábitos que nos empoderan o unos que nos desempoderan: comerte el chocolate cada vez que se cruza por tu camino, de manera automática, te empodera? Levantarte a hacer ejercicio de manera habitual, te empodera?

La decisión más importante que podemos tomar es la de quién queremos ser y qué queremos tener en la vida, estos son resultados. Tú, cuando haces lo que haces en tu día a día, en quién te está convirtiendo? Eso lo elegiste consciente o inconscientemente?

Son muchos los beneficios de tomar una decisión por un resultado. Cuando sabemos a dónde queremos llegar (el resultado) vamos a poder ver que el compromiso con alcanzarlo genera los medios, las herramientas, los cómos para lograrlo. Cuando no sabemos a dónde queremos llegar, los obstáculos pueden detenernos o nos volvemos dependientes de tener un cómo que nos satisfaga, en vez de un qué a dónde llegar. Tener un dónde llegar nos permite decidir si estamos comprometidos a hacer lo necesario para alcanzarlo. Tan pronto nos comprometemos, el ‘cómo’ se mostrará. Cuántas veces has tomado una decisión con mucha convicción y sin saber muy bien cómo hacerlo lo has descubierto en el camino?

Un resultado es lo que obtenemos cuando tomamos una decisión con la cuál estamos comprometidos y que tiene condiciones de satisfacción. Un criterio para saber que tomamos una decisión comprometida es ver que la ‘acción’ fluye de ahí. Cuántas personas dicen “quiero ser feliz” y no lo logran? Será porque realmente no fue muy claro el resultado? Ser feliz es la manera en que  queremos sentirnos, pero, qué se necesita que ocurra para que podamos sentirnos así? Qué necesitas que suceda en tu vida, y cómo debe ser, para que declares que eres feliz?

Una decisión comprometida genera la fuerza para el cambio/la transformación. Y al mismo tiempo, como nos aparece el temor a tomar una decisión tan importante en nuestras vidas… Cuando no tomamos una decisión, ya estamos tomando una!

Usualmente, en vez de tomar decisiones comprometidas, lo que hacemos es que declaramos nuestras preferencias o intereses. La palabra decisión viene del Latin de-caedere, que significa ‘cortar’. Cuando tomamos una decisión [comprometida] nos ponemos en una posición donde cortamos cualquier posibilidad distinta a ‘eso’ con lo que nos comprometimos. ‘Eso’ es un resultado. Cuándo fue la última vez que te ‘cortaste’ otras opciones de actuar en tu vida porque decidiste que algo tenía que ser de una manera en particular?

Cuántas veces no hemos dicho que hay algo que queremos (bajar de peso, dejar de fumar, hacer ejercicio, etc.), y no lo hemos hecho? Será que articulamos una decisión o sólo establecimos una preferencia por algo que sería ‘chévere’ hacer? Cuando dices que quieres algo, estás declarando una decisión o una preferencia?

Declarar un resultado nos da foco, lo que redunda en el uso óptimo y efectivo de la energía que tenemos disponible, por lo tanto nos permite gestionar nuestra capacidad. Mira el poder de declarar “ahora me voy a dedicar, los próximos 30 minutos, a hacer ejercicio (o cualquier cosa que sea importante para ti), nada más!” Cómo se libera, aunque sea por un momento (30 minutos) una energía enorme que te enfoca en la misión que tienes en frente y que no tiene que estar dedicada a nada más, y la tranquilidad que genera, la sensación de liviandad, la sensación de integridad!

Ahora, existe una relación entre el corto y el largo plazo en esto de tomar decisiones que considero valioso mirar. Sólo cuando logramos tener objetivos/resultados de largo plazo [y por lo tanto poner ahí nuestro foco] asegura que podamos ser exitosos. Cuando nos quedamos con objetivos de corto plazo perdemos de vista las consecuencias de lo que estamos haciendo, lo cual genera desbalance en nuestra vida. Cuando tenemos foco en nuestros resultados de largo plazo hace sentido aprender, el aprendizaje para el corto plazo no hace mucho sentido porque el aprendizaje requiere tiempo para la recurrencia!

In order to succeed, most of the things that we value require us to be able to break through the wall of short-term pain in order to have long-term pleasure. -Tony Robbins

Qué hay importante hoy en tu vida que quieras lograr que requiera que mantengas los ojos puestos en el horizonte?

Mucho de nuestro entusiasmo viene de nuestra capacidad de anticipar que nuestros resultados nos llevarán a un futuro más promisorio, que el esfuerzo del trabajo del hoy vale la pena porque nos acercan a las recompensas placenteras del futuro que queremos.

Qué quieres para éste año? Qué quieres para los próximos 5 años? Qué quieres para los siguientes 10 años? Qué quieres para tu vida? Qué quieres para más allá de tu vida? Están tus decisiones alineadas con la construcción de lo que quieres?

Qué decisión vas a tomar hoy que va a transformar tu vida de manera radical?

Si quieres conversar de todo esto no dudes contactarme.

Categorías TransformaciónEtiquetas , , , ,

1 comentario en “Una decisión puede cambiar tu vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close