Etica versus ¿Quién quiero Ser?

En las últimas dos semanas me he encontrado con un par de reflexiones que tienen como eje la distinción entre la ética y el Ser, algo que parecería intrascendente, poco relevante, de repente adquiere para mi una gran importancia en la medida en que me doy cuenta que creo que crecí buscando lo ético, es decir, buscando hacer lo que estaba ‘bien‘.

No siempre me funcionó, muchas veces sentí que lo ético era un esfuerzo con sacrificio incluido, además que parecía que no valía mucho hacer lo que supuestamente estaba bien cuando había tanta otra gente que se salía con la suya sin esforzarse lo mismo. Y es que con la ética parece que pasa eso, que aparece la comparación con otros y aparece la opinión de otros como recurso para establecer lo que voy a hacer.

Sin embargo, vale la pena aclarar, también ha habido momentos en que he hecho lo que está ‘bien‘ y me he sentido pleno y satisfecho, cuál es la diferencia?

“…se esperaba es que yo, entre otras, tuviera esposa e hijos y fuera un ‘buen esposo y buen padre’, que fuera un ‘buen hijo y hermano’, fuera un ‘buen profesional’, que ganara dinero para que fuera respetado…”

La diferencia reside en que aunque he hecho lo que es éticamente correcto no lo he hecho por buscar la aprobación ética social, lo he hecho porque de alguna manera contribuye a cuidar algo que me importa, y entre lo que me importa está convertirme en alguien, es decir, ha sido parte de un devenir en alguien, en una forma de Ser particular.

Cuando era pequeño quería ser vaquero (como en las películas), quería ser jugador de fútbol también. A medida que fui creciendo fui perdiendo la noción de qué quería ser cuando fuera más grande. Ya era claro que ser vaquero o jugador de fútbol no era lo que se esperaba de mi, y quizás yo estaba esperando saber qué se esperaba de mi…

Yo entendí, como consecuencia de los mensajes en mi entorno, que lo que se esperaba es que yo, entre otras, tuviera esposa e hijos y fuera un ‘buen esposo y buen padre’, que fuera un ‘buen hijo y hermano’, fuera un ‘buen profesional’, que ganara dinero para que fuera respetado… ajá! En medio de todos estos pilares de hacerlo ‘bien‘ aparecía algo específico, el dinero, y por lo tanto ganar dinero me haría bueno también… (recuerden, esto no me lo dijeron pero yo lo escuché, ven mi lógica?)

Cuando escogí qué carrera estudiar estaba muy confundido, pensaba que no quería estudiar Derecho porque tendría que leer mucho (en esa época no anticipaba lo mucho que iba a disfrutar haciéndolo), tampoco iba a estudiar Medicina porque había que estudiar muchos años (había perdido de vista la belleza de Aprender), y así…, hasta que un amigo del colegio me habló de ésta nueva carrera que estaba empezando a estar de moda, con la que uno podía hacer casi cualquier cosa, pero especialmente podía hacer negocios y hacer mucha plata! Eureka! Ya supe qué estudiar porque así, a mis ojos, parecía que iba a convertirme en ese ser bueno que se esperaba que fuera.

Con los meses empecé a tener crisis en la Universidad, acompañada de bajo rendimiento. Logré salir adelante gracias a que un día una tía me propuso que ella me patrocinaba el estudio siempre y cuando yo cambiara de carrera y de universidad. Gracias a Dios por esa conversación porque me di cuenta que pasados los años yo no quería mirar atrás, a ese momento, y quedarme con la pregunta de si yo habría o no sido capaz de sacar adelante mis estudios. Yo no quería ‘ser‘ alguien que se arrepentiría de no haberlo dado todo.

Varias veces tuve situaciones similares, situaciones en las cuáles empezaba ilusionado porque parecía que el trabajo con la gran multinacional, en otros países, muy bien pago, era lo que finalmente me iba a traer al camino de lo que socialmente era éticamente correcto. Por dentro se mantenía la desazón de no disfrutar y de sentir el peso del sacrificio.

Hasta que un día tuve la fortuna de atreverme a desafiar lo que se suponía era ‘correcto‘ y empecé a salirme de los estándares que yo pensaba eran los que me tocaba alcanzar. A partir de ese momento ha sido para mi ir descubriendo en quién me quiero convertir, quién y cómo quiero Ser.

“…cuidar algo que me importa, y entre lo que me importa está convertirme en alguien, es decir, ha sido parte de un devenir en alguien, en una forma de Ser particular.”

Si emprendo, en quién me quiero convertir al emprender? Si hago Coaching, en quién me estoy convirtiendo? Soy esposo y papá, en quién me quiero convertir? etcétera.

Las preguntas nos permiten poner la atención en un lugar particular. Para mi la pregunta cambia fundamentalmente el lugar en donde pongo la atención, me parece radicalmente distinto hablar de qué está ‘bien’ versus en ‘quién’ quiero convertirme, cuál es el futuro entonces que quiero generar?

Y usted, en quién quiere convertirse? Cuál es el futuro que quiere generar?

Categorías TransformaciónEtiquetas ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close