La Gestión del Cambio y “Sí se puede”

Recientemente estuve en una conferencia de Gerencia de Proyectos con un Maestro del Coaching Ontológico, Alexander Berlonghi. En la última conferencia de éste programa del que tengo el honor de hacer parte como parte del equipo, Alexander dedicó unos minutos a dar una mirada a la Gestión del Cambio. Lo que él dijo estaba en el contexto de los Proyectos, y yo lo escuché en el dominio de la transformación que quiero ver para el mundo.

Me encontraba traduciendo cuando escuché que muchos de los proyectos de gestión del cambio fallan porque para las personas no está claro cual es el ‘quiebre’ del que se van a hacer cargo. Brevemente, en el contexto que escribo ‘quiebre’ es cualquier cosa que afecta o impacta nuestra posibilidad y capacidad de generar el futuro que nos importa, con el que vale la pena estar comprometidos. Cuando ocurre dicho ‘quiebre’ podemos reconocer y/o replantearnos con qué estamos comprometidos, cuál es el futuro que queremos generar, nos abre la ventana a poder observar que lo que está sucediendo no es deseable y que si queremos algo distinto, entonces, requerimos hacer movidas para provocar que ocurra algo nuevo, algo distinto. Ahora, un quiebre no es el querer que algo sea distinto, porque puede ocurrir que nuestra declaración sea que eso que queremos que sea distinto no sea posible, es decir que vivamos en el “es que es así”…

Dado que yo traducía, tome nota mental de que quería explorar qué significa lo que escuché. Ésta es mi manera de hacerlo.

Ya llevo 6 años dedicado conscientemente a moverme en el ámbito de la transformación del mundo, es una de las cosas que hoy en día me parece más importante! Con lo que he podido ver y vivenciar durante estos años me pasa que no entiendo qué pasa que como humanidad no hemos tomado la decisión de poner el freno de mano y bajarnos de la locomotora que está acelerando la destrucción de mundo mismo, simplemente escapa mi comprensión!

Yo quiero que mi vejez, que la vida de mis hijos y la de sus hijos y hacia adelante, pueda ser vital y plena. Deseo lo mismo para cada uno de ustedes, queridos lectores. Creo que en nuestro centro y en nuestro corazón todos, o si no la enorme mayoría de nosotros, queremos lo mismo o algo similar, genuinamente lo creo y además no me he encontrado con nadie que diga algo diferente, aunque no usen las mismas palabras. Entonces, de qué manera vamos a tener ese futuro de una vida vital y plena si las cosas a nivel global, en lo que de nosotros depende, siguen por el camino por el que van??

Será que estamos viviendo en el “es que es así”? O, será que lo que está pasando no representa un ‘quiebre’ para la mayoría?

He visto que frecuentemente evitamos declarar el quiebre cuando de antemano no sabemos cómo resolverlo, cuando no tenemos la solución a la mano. Yo creo que esto nos puede estar pasando, creo que tenemos miedo a la incertidumbre, a no saber. Nos paralizamos.

Nos paralizamos hasta que alguien nos muestra que es posible, que hay una manera distinta de hacer las cosas. Ese es un dulce momento, el momento en que vemos que algo que creíamos imposible se vuelve posible para nosotros! Es el momento del ajá! Del Wow!

Cómo podemos nosotros generar ese momento? Cómo no esperar a que simplemente nos llegue?

En mi mirada hay una manera de hacerlo:
1. Comprometernos con que en nuestras vidas, en ese espacio íntimo de nosotros con nosotros mismos, no nos vamos a detener ante la incertidumbre, comprometernos a declarar nuestros quiebres aunque no sepamos cómo resolverlos. Esto significa dejar de ver los quiebres como problemas, porque los problemas hay que resolverlos. Poder mirar los quiebres con ojos de exploradores, como el misterio que vamos descubriendo a medida que caminamos.
2. Comprometernos con ese resultado, ese objetivo, ese futuro que sí queremos, con lo que nos hace vibrar desde lo más profundo del corazón! Sin importar qué tan ambicioso sea, porque ya sabemos que es un misterio y no tenemos que resolverlo, sólo irlo descubriendo paso a paso. Comprometernos con movernos en la dirección correcta para nuestro ser más grande, para nuestro corazón.
3. Pedir ayuda! El acto básico que nos conecta con otros, que nos permite abrir las puertas para que el amor que sienten quienes nos quieren pueda ser manifestado a nosotros, que el mundo nos ayude a tener lo que queremos o lo que sentimos que nos hace falta. Cuando pedimos generamos la posibilidad de una promesa, y las promesas generan nuestras vidas.

Finalmente, creo que ya hay personas en el mundo que están comprometidas de ésta manera, son las personas que están cambiando los sistemas y estructuras que contienen y le dan forma a nuestra forma de vida, valga la redundancia. Estas personas son aquellos a quienes yo llamo Agentes de Cambio, emprendedores, más allá del ámbito de los negocios, y también en el de los negocios. Personas que se están atreviendo a crear espacios donde más de nosotros nos podamos comprometer con lo que nos importa, que están explorando posibles soluciones y diciéndonos: “Sí se puede”, sí podemos, somos capaces. Declaremos el ‘quiebre’ y vamos pa’delante!

Vamos, Sí se puede!!

Categorías TransformaciónEtiquetas , , ,

1 comentario en “La Gestión del Cambio y “Sí se puede”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close